13.10.08

Poesía en el Mundo

Hace una semana y un día se realizó en un departamento de Miraflores, una lectura clandestina de poesía. El espacio -muy acogedor- presentaba una muestra permanente del extraordinario pintor Carlos Ostolaza (siempre me llaman la atención los retratos de su poeta Roseé) y sus ventanas a sangre nos bañaban con la luz del templado sol. Era un domingo poético, de los pocos que existen, con vino blanco, deliciosas empanadas y un keke casero (hecho por la pareja Patiño-Huapaya) con algunas quemaduras.

No eramos muchos, pero el movimiento poético se sentía fuerte. Estuvieron presentes poemas de distintas generaciones; Yolanda Wesphalen fue leída por Diana Miloslavich, Delfina Paredes leyó uno de sus únicos poemas acerca de los desaparecidos en la playa en la época de Fujimori, Rosina Valcárcel entregó su Estatua a Chacho Martínez, Oscar Málaga nos trasladó Al Borde de las Cataratas de Bai-Lung, Ana María Intili compartía su autoexilio, Bernardo Rafaél Álvarez "cantó y voló", Manuel Mosquera se fue para la Calle de su Barrio, Germán Atoche caminó con Scorza, Vallejo, Sábato y Mastreta, Melissa Patiño dio testimonio de sus "Días" difíciles y yo leí muy rápido el poema de los hermafroditas, así que los poetas le pidieron a la gran Delfina que lo lea de nuevo.

Así comenzó la primera ronda de poesía, organizada por mis queridas Rosina y Ana María, gracias a la convocatoria de Gabriel Impaglione y su Isla Negra. Luego continuó con tres rondas más en donde se insertaban los poemas de los ausentes; José Luis Ayala, Winston Orrillo, Juan Cristóbal, Rodolfo Ybarra, Julio Nelson y el fallecido José Watanabe.

Delfina Paredes lee la última parte de mi poema Privilegios
video

No hay comentarios: